Lo mejor de TEDxBuenosAires

Hace mas o menos un mes y medio se realizó en Buenos Aires el primer TEDxBuenosAires (valga la redundancia) al que tuve la suerte de poder asistir. Fue en estas charlas, gracias a la presentación que hizo el maestro de ceremonias Adrían Paenza (donde utilizó la frase que le da nombre a este blog), donde se me ocurrió armar este blog. Para los que no sepan de qué se tratan las charlas TED les recomiendo que se pasen por su página y vean algunas ya que son muy buenas, de todos modos les comento que la idea de estas charlas es muy parecida a la de este blog, hablar de ideas (cualquier coincidencia es casualidad :P).

Este fin de semana (se hicieron esperar los muy…) la gente organizadora del TEDxBuenosAires subió, al fin, los videos de las charlas. Si quieren verlos todos les dejo el link a la página oficial, pero acá les voy a dejar las que a mí más me gustaron:

Mariano Sigman – La máquina que construye la realidad

Esta charla fue la primera del día y fue como la mejor forma de arrancarlo; en ésta, Mariano Sigman (físico especializado en neurociencia) explica un poco cómo funciona el cerebro y cómo ésto nos puede ayudar a comunicarnos con personas que no pueden expresarse, entre otras cosas.

Gabriel Gellon – Expedición ciencia. Viaje al centro del pensamiento científico

Gabriel Gellón es doctor en biología, trabajó varios años como investigador en EEUU y luego se volvió a Argentina a trabajar como profesor en una escuela secundaria. Después de ver que la enseñanza de la ciencia estaba mal planteada, se dedicó a diseñar nuevas formas de enseñarlas. Fue así que llegó a crear un campamento educativo llamado expedición ciencia, en él, chicos de la secundaria son llevados por el camino que recorrió el hombre a través de la historia para descubrir las maravillas del mundo en el que vivimos.

Alberto Kornblihtt – Los genes, la evolución y nosotros

Alberto Kornblihtt es biólogo, actualmente es investigador en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires y es profesor titular de la materia Introducción a la Biología Molecular y Celular en la misma facultad. Desde hace varios años se dedica al estudio de la expresión de los genes, más precisamente, de cómo a partir de un mismo gen, se pueden producir varias proteinas (splicing alternativo). Además de hablar de esto, la charla demuestra cómo las ingeniería genética y sus avances afectan directamente a la sociedad.

Éstas fueron las tres charlas que a mi más me gustaron, esto puede estar condicionado por el hecho de haber tenido como profesor a Alberto kornblihtt, tenerlo actualmente a Mariano Sigman y haber presenciado una clase especial de Gabriel Gellón (preparada por Sigman). De todos modos, les pido que no dejen de ver las charlas de Jaime Lerner (Cómo pensar una ciudad), Rafael Spregelburd (El ocaso del significado), Mercedes Salado Puerto (Antropología forense. Ciencia y derechos humanos), José Cibelli (Cómo reiniciar el reloj biológico) y Matías Zaldarriaga (Descubriendo el universo). Además les recomiendo los dos interludios musicales que hubo; Axel Krygier y Marcelo Moguilevky.

Estas fueron mis recomendaciones, los demás videos quedan a su criterio mirarlos a no, no me hago responsable si no les gustan.

PD: Me hubiese gustado empezar el post con el video de Paenza en el que dice la frase que le da nombre a este blog, pero la gente de TEDxBuenosAires no lo subió, es una lástima porque explicaba de una muy buena forma qué significa ser grande

Y a mi mujer!

No me gusta hacer copy/paste de otros blogs, pero del post que lo voy a hacer ahora no hay mucho para no copiar ya que no dice mucho mas de lo que les voy a poner.

Este es un tema de un genio, Tim Minchin (del cual les recomiendo que vean sus otros videos porque son muy buenos) que le pone un poco de humor a la onda de este blog que es lograr que abramos nuestras mentes, que hablemos de ideas. Se llama “If You Open Your Mind Too Much Your Brain Will Fall Out”  (“si abres tu mente demasiado se te puede caer el cerebro”). El video viene con subtitulos en portugues así que voy a tomar los que hizo la gente de La ciencia y sus demonios .

Un amigo mío religioso discute conmigo porque no tengo la mente abierta

pero como es mi amigo y yo lo respeto, le escribí una canción

Se titula “Si abres demasiado la mente se te puede caer el cerebro”

que encuentro brillante y muy, muy inteligente.

Lamentablemente, yo no la inventé, la leí en un libro.

Así que, para evitar problemas de copyright, le dí un subtítulo

que es “toma a mi mujer”.

Si alguien puede mostrarme un ejemplo a lo largo de toda la historia del mundo en el que un sólo medium haya conseguido probar bajo condiciones experimentales aceptables que es capaz de leer las mentes…
Y si alguien puede mostrarme un ejemplo a lo largo de toda la historia del mundo en el que un solo astrólogo haya conseguido probar bajo condiciones experimentales aceptables que ha podido predecir eventos humanos futuros interpretando los signos celestiales…
Y si alguien puede mostrarme un ejemplo a lo largo de toda la historia del mundo en el que un solo homeópata haya conseguido probar bajo condiciones experimentales aceptables que disoluciones de partículas extremadamente pequeñas de cosas buenas, disueltas repetidamente en enormes cantidades de agua presentan una valor médico consistente mayor que un placebo administrado de forma similar…
Y si alguien puede mostrarme un ejemplo a lo largo de toda la historia del mundo de una sola persona espiritual o religiosa que haya conseguido mostrar empírica o lógicamente la existencia de un poder superior que tenga consciencia o interés en la raza humana o habilidad para castigar y recompensar a los humanos por sus elecciones morales, o cualquier otro motivo -más allá del miedo- para creer en cualquier versión de otra vida…
Yo le regalaré mi piano,
una de mis piernas,
y a mi mujer!

Espero que les haya gustado y que no sean de los que abren demasiado su mente.

Published in: on 20 mayo, 2010 at 11:50  Comments (3)  

Casamiento homosexual y adopción

Hoy en la facultad tuvimos un debate muy interesante sobre estos temas con unos amigos (como verán me encanta debatir con todo el mundo sobre todo). Estuvo muy interesante y me gustó ver argumentos no religiosos sobre estar en contra de la adopción.

La cosa empezó cuando nos pusimos a hablar del proyecto que se trató en diputados la semana pasada,  todos estábamos  de acuerdo con que los parejas homosexuales deberían poder casarse ya que ésto les permite tener muchos mas beneficios como pareja que la unión civil. Pero no todos estuvimos de acuerdo en la parte de la adopción. Y acá es donde se ponen buenos los debates, si todos estamos del mismo lado no podemos discutir nada, mientras que los que defendíamos el 100% de igualdad de derechos entre parejas homosexuales y heterosexuales por diversos motivos, el principal motivo de los argumentos en contra, era que en éste derecho se ve implicado un tercero (el menor a adoptar).

Justo cuando terminó la discusión (porque teníamos que entrar a la cursada) me acordé de un post en Proyecto Sandía que hablaba de éste tema (Link), pero al releerlo me dí cuenta que uno de los contra argumentos para la adopción no estaban discutidos, así que decidí expresar mi opinión personal.

El argumento era que cuando el chico adoptado creciera y fuese al jardín/escuela y los compañeros se enteraran que tenía dos papás o dos mamás iba a ser objeto de burlas e iba a sufrir mucho, lo que lo iba a perjudicar mucho en su vida cotidiana.

Después me puse a pensar un poco en cómo contra argumentar este contra argumento (?) y se me ocurrió proponer posibles situaciones, algo que aprendí de leer los libros de Paenza, Matemática ¿estás ahí? los cuales recomiendo.

La situación ya está planteada; un chico adoptado por una pareja homosexual va a la escuela y los compañeros ven que  tiene dos padres del mismo sexo. Se me ocurre comparar ésto con casos bastante comunes de nenes que vuelven de la escuela a contarle a sus padres que los papás de su amiguito están separados. Los comparo porque supongo que un chico de 5, 6 años que no conoce la existencia de parejas homosexuales haría lo mismo, le contaría a sus padres. Entonces acá es donde empiezan los casos posibles:

Situación 1: Los padres del amiguito son de mente abierta y aceptan las parejas homosexuales

Situación 2: Los padres del amiguito no aceptan las parejas homosexuales

Analicemos qué pasaría en cada situación.

Situación 1:

El amiguito va a volver a la escuela y va a seguir tratando al chico adptado como si fuera uno más, que es precisamente lo que es.

Situación 2:

El amiguito va a volver a la escuela y va a tratar al chico adoptado como un bicho raro, probablemente (que es lo peor que puede pasar) algún día use en una pelea el hecho de que los padres son homosexuales (le dirá “y tus viejos son putos” o parecido).

Entonces el peor caso que podemos tener es que el chico termine siendo un chivo expiatorio, algo que ocurre con normalidad en todas las escuelas con diferentes cosas (lo que no está bien, y lo dice alguien que ha sido chivo expiatorio). De todos modos, el chico va a estar en un ambiente en el que cuando vuelva a su casa y cuente lo que le dijo su “amiguito”, los padres (o madres) le van a decir “no le des bola, si no nos molesta a nosotros, por que te va a molestar a vos”.

Personalmente sufrí varios casos de discriminación durante la primaria y la secundaria (como les decía más arriba) y no creo que eso me haya dejado muchos problemas (al fin y al cabo, el que esté 100% sano de mente que tire la primera piedra (?) ). Yo creo que todo problema que puedan a llegar a tener los chicos adoptados por parejas homosexuales tiene que ver con la cultura en la que vivimos y la forma en la que nos lavan el cerebro desde que nacemos (lavan el cerebro en todas las formas, la cuturización conlleva un lavado de cerebro, una inserción de costumbres sin opción de decir que no).

A partir de ésto último surgió un segundo debate, ¿es necesario hacer la ley para que con ésto se cambie la cultura, o hay que esperar a la cultura para luego cambiar la ley?

Exponiendo nuevamente mi opinión, creo que hay dos tipos de posturas en contra; los que tienen argumentos refutables y que admiten que en algún momento pueden cambiar las cosas y los que tienen argumentos no refutables, como los que se basan en lo que dicta Dios o la biología (como si en las demás especies no hubiese actos homosexuales).  Supongamos que actualmente hay un número N de personas con argumentos refutables y que cada 5 años, ese N baja un tercio. Entonces podríamos esperar 5 años para que los que están en contra disminuyan un poco y la discriminación que van a sufrir los chicos adoptados va a bajar. Pero todavía quedan 2/3 de N que están en contra (más los que tienen argumentos no refutables), por lo que nos van a pedir esperar 5 años más, luego de los cuales vamos a tener 4/9 N (casi la mitad de los originales), más los que tienen argumentos no refutables. Para ésto ya vamos 10 años sin cambiar la ley y donde la solo menos de la mitad de los que estaban en contra, ahora están a favor.

En el caso de aplicar primero la ley y esperar que así se cambie la cultura, estaríamos casi obligado a la gente a cambiar, lo que no está muy bien, pero creo que actualmente, ante un caso así, es lo mejor que tenemos, si a alguien se le ocurre algo, es libre de hacerlo.

¿Y ustedes que opinan?

Creer en nada, creer en todo

There is poetry in the real world, science is the poetry of reality

Richard Dawkins Symphony of Science

Para los que nos admitimos ateos,  agnósticos o que simplemente ponen en duda la existencia de un ser o poder superior sin  tener una postura tomada, creo que es normal que alguien venga y nos pregunte ¿por qué ponemos eso en duda? o, hasta muchas veces, como me pasó hoy a mi, nos encaran directamente para decirnos que hay que creer en algo, ya que si no creemos en algo, no podemos ser felices.

El tema es que hoy estaba hablando con una amiga sobre los sentimientos de las personas y no se por qué salió diciendo que para sentirse bien había que creer en algo, no necesariamente un Dios, pero sí en algo. Inmediatamente le pregunté en qué creía ella y me contesto en el karma, en el equilibrio de las energías. Esta es la segunda vez que tengo una charla con una personas que crea en esto; la primera fue hace no mucho tiempo en la facultad con un pibe taoista, que me comentó más o menos de qué se trataba, pero mucho no le entendí, entonces aproveché la ocasión de estar en frete de otra persona que creía en el karma para pedirle que me explicara un poco mejor de qué se trataba.

Básicamente lo que me comentó (que alguien me corrija si entendí mal) es que según esta creencia, las energías son equilibradas por “el universo”, y que si vos haces las cosas bien, o sea, entregas energía positiva a los demás, eso se vuelve en “saldo a tu favor” y en algún momento “el universo” se encargará de devolverte esa buena energía. Mientras que si entregas mala energía, también te volverá. La simplificación de ésto en una frase fue “lo que va vuelve” (literalmente).

Obviamente ésto derivó en un debate sobre las creencias y la posibilidad de vivir sin depender de nada no racional, donde se tocaron temas como el pensamiento y el método científico, explicaciones racionales a problemas planteados como irracionales y demás cosas.

Pero como mi pensamiento (y la base de este blog) es que las ideas hay que discutirlas abiertamente, respetando a los demás y tratando de ser lo más éticos posibles, antes de empezar a plantear mis argumentos contra el karma, voy a hacer una breve introducción a mi estado actual en lo que respecta a éste tema (creencias, por si no quedó claro): hace unos 6, 7 años (cuando empecé la secundaria) entré en un mundo donde jamás había pensado estar, el mundo de la ciencia.  Con 13 años empecé a ver respuestas bastante complejas a preguntas tan simples como ¿por que tenemos dos ojos? y cosas similares. Obviamente, a partir de esas respuestas, muchas más preguntas se me fueron apareciendo. Por suerte hubo gente que me incitó a seguir preguntando, a no quedarme con esas dudas. Supongo que fue eso lo que me atrajo tanto a ese mundo.

Actualmente estoy en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, Argentina, estudiando la Licenciatura en Ciencias Biológicas. En el poco tiempo que he estado estudiando aprendí a pensar distinto, a ver las cosas desde otro lado. Y es éste el punto al que quería llegar, cómo veo las cosas, cuál es mi estrategia para no creer en Dios y no morir en el intento (?).

Originalmente había pensado hacer este post sobre qué era la suerte y cómo la veía yo (ya que para mi no es un ente al que se puede invocar para tener en tu favor o en tu contra), yo creo en el azar (cualidad presente en diversos fenómenos que se caracterizan por no mostrar una causa, orden o finalidad aparente); las cosas se dan sin motivo alguno, solo se dan, si te resultan para bien, buenísimo, y si no te resultan, ajo y agua. Si cuando ibas a la parada viste pasar el colectivo que te tenías que tomar por la esquina, no es porque hiciste algo malo entonces el universo te lo está devolviendo, solamente te quedaste 2 minutos demás en la cama para desperezarte o el colectivero apretó mas fuerte el acelerador. El azar es así, probabilidad, cuando tiramos un dado tenemos una chance entre 6 de que salga el número que necesitamos (suponiendo que la forma de tirar el dado es irrelevante). Eso es la vida, azar, probabilidad.

Como contra-argumento a mi teoría me propusieron pensar en qué es lo que sentimos cuando nos enamoramos, o nos sentimos tristes, o demás sensaciones que se sienten en el corazón, ya que los científicos defienden que los sentimientos son con la cabeza por conexión de neuronas, en el corazón deberían estar actuando energías que manda el universo. La respuesta es muy simple, ante determinadas situaciones, el cerebro necesita avisarle al resto del cuerpo lo que siente, por diferentes motivos, es por eso que genera la liberación de hormonas (como la adrenalina) que van directamente al corazón, haciendo que lata mas rápido para lograr diferentes reacciones (en situaciones de peligro el corazón llega a bombear sangre preferentemente hacia las piernas para poder correr mas rápido, ésto es fácilmente comprobable, cuando estén en una situación de riesgo toquensé las manos y verán que las tienen frías por la falta de sangre).

Finalmente la discusión se fue para el lado de decir que no todo tiene una explicación racional, que hay cosas que solo pueden ser explicadas mediante teorías no científicas. Pero que la ciencia no encuentre respuestas no significa que no las haya, en algún momento van a aparecer, por eso voy a terminar el post con otra frase del video que cité mas arriba

I don’t feel frightened by not knowing things
I think it’s much more interesting

Richard Feynman – Symphony of Science
Published in: on 8 mayo, 2010 at 1:46  Comments (14)  
Tags: , , , , ,