Evaluaciones

La situación, vista desde un alumno, podría resumirse así:
“¿Por qué estoy obligado a venir en el momento que me dicen, a pensar en lo que me dicen, a no mirar lo que otros escribieron y publicaron al respecto, a no poder discutirlo con mis compañeros, a tener que hacerlo en un tiempo fijo, a no poder ir al baño si necesito hacerlo, a no poder comer si tengo hambre o beber si tengo sed, y encima puede que me sorprendan con preguntas sin darme tiempo para prepararlas?”
Puesto todo junto, ¿no luce patético? Es probable que varios alumnos no logren nunca resolver los problemas del examen que tienen delante, pero no porque desconozcan la solución, sino porque no lleguen nunca a superar todas las vallas que vienen antes.

Adrián Paenza – Matemática…¿estás ahí? – Colección ciencia que ladra

Este es un fragmento de uno de los 5 (hasta el momento) libros escritos por Adrián Paenza titulado “Matemática…¿estás ahí?” de la colección “Ciencia que ladra” liderada por Diego Golombek. En estos, Adrían nos muestra que la matemática no es solo sumar, restar, dividir, multiplicar, sacar raices y logaritmos, si no que nos sirve para resolver problemas que nos podemos encontrar en la vida diaria (algún día voy a subir algunos). Pero también nos muestra que la matemática no solo enseña a resolver problemas de pensamiento lateral, ademas nos permite ver las cosas desde otro ángulo, por ejemplo en el caso que hoy me mueve a escribir, que es el de las evaluaciones.

Todos hemos pasado por esa instancia, y estamos acostumbrados a hacerlo. Cuando estamos en la escuela, mínimo una vez por trimestre, los profesores nos ponían entre la espada y la pared durante una hora para ver si habíamos estudiado, pero en caso de que nos fuera mal, siempre se podía subir la nota con algún trabajo práctico,  haciendo bien las tareas (o por lo menos hacerlas), o pasando al pizarrón. Ya en la facultad esto cambia un poco, pero muchas veces, para peor, porque acá no sirve lo que te esfuerces, solo cuánto hiciste bien del parcial (en la mayoría de las materias, hay algunas que son diferentes).

El problema radica en lo que dice Paenza en lo que cité más arriba, el alumno se siente presionado cada vez que es evaluado, y si el tema no le causo suficiente interés durante la etapa de aprendizaje, en la etapa final, la de evaluación no va a saber (ni querer) hacer mucho. Es claro que la solución a este problema no es la no evaluación, es necesario confirmar que el alumno se haya quedado con los conocimientos básicos que le van a servir en el futuro. El tema es cómo, y, como no hay una sola respuesta a esta pregunta, es acá donde entra en juego la capacidad de imaginación, esa imaginación que ejercitamos cuando resolvemos los problemas que nos plantea Adrián en sus libros y sus programas de televisión (Alterados por pi, científicos industria argentina).

Estaría bueno que este debate se lleve a todos lados, que se empiece a hablar de lo poco que sirve la forma actual de evaluación, pero el problema está en la cultura. Este cuatrimestre en la facultad tuve la suerte de hacer el laboratorio de Fisica I en una cátedra en la que las guías son puramente orientadoras. Leyendolas, sabés qué es lo que tenés que hacer, pero a partir de eso, es el alumno el encargado de pensar los experimentos, siempre bajo la supervisión de los profesores y ayudantes, que al terminar el curso serán los encargados de poner nota. Esto genera que los alumnos estemos más relajados, que no sintamos la presión de hacer todos lo mismo, la mismo tiempo, de comparar resultados. De esta forma se ejercita el análisis de los datos y no la obtención de un resultado unánime, esa es la idea. De todos modos, mucha gente no se siente bien con esta forma de ver las cosas, no se sienten bien sin saber exactamente qué es lo que hay que hacer, necesitan constantemente una guía, y ese es el resultado de haber estado desde la primaria en este sistema.

Paenza cuenta en su libro (el mismo texto del que está extraída la cita de más arriba) que en una competencia de matemática que lleva el nombre de su padre, la posibilidad de que los participantes se presenten en pareja y tiene mucho sentido, ¿o en la vida afrontamos los problemas solos?. Si es tan importante el trabajo grupal, y durante toda la educación nos hacen hacer trabajos prácticos grupales para ejercitarnos en lo que va a ser nuestro futuro, ¿por qué a la hora de evaluar no nos permiten tener una segunda opinión sobre lo que pensamos?. Recuerdo muy pocas pruebas en la secundaria haber tenido la posibilidad de hacerla en pareja, precisamente realizada con una profesora de matemática que leía Paenza.

El mismo ejemplo del trabajo grupal se aplica para los exámenes que obligan recordar cosas como fórmulas o reacciones enteras. Es verdad que es bueno que sepamos deducir qué va a pasar al mezclar dos compuestos, o deducir de donde viene una fórmula está buensimo, pero pedir que memoricemos esas cosas, no tiene sentido, por le solo hecho de que si en un futuro necesitamos eso, no lo vamos a recordar, si no que vamos a recurrir, en el peor de los casos, a la wikipedia, en el mejor, a un libro.

Y si cuenta tanto cambiar la forma de evaluar, por lo menos podríamos intentar cambiar la forma de corrección. Actualmente, lo más importante es el resultado, no lo que hicimos en el medio. No importa si lo escrito en el papel demuestra que pensaste el problema, si el resultado está bien, tenes un 10, si está mal, un 1 (muchas veces la mitad del valor del ejercicio está dado por el desarrollo y la otra mitad por el resultado, o sea que pensar el ejercicio vale lo mismo que apretar bien los números en la calculadora). Muchas veces pasa que un alumno recuerda un problema parecido al del parcial, y solo trata de repetir exactamente lo que había echo anteriormente (lo he echo), lo que probablemente se olvide en poco tiempo. Si en cambio el alumno nunca vio un problema similar, o no recuerda alguno parecido, todo lo que haga va a ser producto de su imaginación, y por más que esté mal, y definitivamente no merezca el 10, para mi, eso tiene más merito que recordar.

¿Y ustedes qué opinan? ¿Les gusta el sistema actual? ¿qué cambiarían? ¿qué dejarían? ¿se les ocurre algo diferente?

Anuncios

The URI to TrackBack this entry is: https://seamosgrandes.wordpress.com/2010/06/13/evaluaciones/trackback/

RSS feed for comments on this post.

6 comentariosDeja un comentario

  1. Pienso que el sistema por lo general con el que se manejan en las escuelas es pesimo, justamente hablaba eso con uno de los docentes de la catedra….y es por lo que hay tantas fallas notorias luego en el ambito universitario. El tema es asi, pienso yo (generalizando) que en vez de evaluar como una forma de aprendizaje, es decir q el docente evalua para ver cual es el tema y mejorarlo, no al contrario evalua para rompertee, el tema es que es mas importante aprender o desaprobar, un examen tiene q ser un mecanismo para descubir cuales son las fallas y de esa forma aprender y no un mecanismo para desaprobar y sentirse en una posicion superior donde el alumno no sabe nada! uy probablemente ahi hay una falla en el tema del metodo de enseñanza. Bueno este profesor decia q 1 clase explicaban la otra tomaban despues explicaban la otra tomaban, oseaa priorizaban mas la evaluacion q el periodo de aprendizaje, bueno el decia eso esta bien pero si el examen es con un fin de aprendizaje, y pienso q no se utiliza con ese fin. Tambien pienso q es mas importante evaluar el procedimiento que el resultado, y esoo siguee pasando, tendrias q poner 1 cuando el error del paso del medio q te llevo a arrastrar error es muuuuuuy gravee!! En definitiva el modo con q se manejan es pesimo y sale a la luz en la facultad, NO ADQUIRISS UN CRITERIO PARA RAZONAR Y PENSAR LAS COSAS Y RESALTO LO DE RAZONAR. Nunca me voy a olvidar de carretero q nos hacia estudiar las valencias de memoria! PARA QUEE si ni siquiera explico que significaba q tenga valencia 1 2 o 3 PESIMO! verguenza da lo q hacen!

    • *Carretero = profesor de quimica en el 1 año de polimodal (3º de secundario)

  2. SI, igual lo que decís de Carretero con las valencias es discutible… hay cosas que no se pueden explicar en todos lo niveles, siempre hay algo que es “creer o morir”, tampoco me parece que memorizarlas sea un buen método, ahi tenes que permitir que el alumno tenga la tabla, o dar los datos. Pero explicar valencias en 1º año de la secundaria es como un poco mucho porque te tenes que meter un poco profundo en cuántica e hibridación de orbitales…

    • jaja si yo eso lo vi en fisica cuantica, que va a explicar el ridiculo ese! chee me olvide de decirtee que rocha no me dejaba comerr chiclee en clase ¬¬ que necesidad! y no es que hacia globos y comia con la boca abierta como una ordinaria! forraaa! ¬¬ DEJEEEN COMER CHICLE A LOS ALUMNOS e ir a pillas tambien porq no podemos pensar con ganas de pillas

      • El chicle es lo mas desagradable del mundo, por mi que coman lo que quieran y si quieren tomar mates tmb… no me molesta, pero el chicle NO, es lo peor, ademas hace mal, da ulceras

  3. Yo pienso que la forma de evaluar con parciales es pésima. Y por momentos siento que hay contradicción en los mensajes que se dan. Se dice que lo importantes es aprender, que no busquemos aprobar. Pero resulta que si uno no aprueba no puede seguir con otra materia, y para aprobar tenes que saber resolver cierto tipo de ejercicios, entonces uno aprende a resolver ejercicios, solo para poder seguir y no tener que recursar la materia en otro cuatrimestre.
    A este problema hay que sumarle que como el parcial es único (más allá del posible recuperatorio, no todas las facultades tienen) si o si tenés que aprobarlo en esa oportunidad, eso acarrea una gran presión que te puede jugar en contra (sin contar que tipo de inconvenientes pudiste tener ese día), y que además no toma en cuenta que cada persona tiene diferentes tiempo de aprendizaje, tal vez uno termina de entender los temas alguna fecha posterior al parcial.
    Otra cosa que sucede es que algunos parciales son demasiado extensos, entonces después de estar 4 horas rindiendo, y ves que todavía faltan puntos por hacer, te dan ganas de tirar todo por la borda. Hay veces, por lo menos en mi caso, que he entregado parciales sin terminar, no por no saber como resolver los ejercicios, sino por estar ya cansado y no tener ya energía para seguir haciéndolo.
    Entonces por todos esos motivos, yo considero que evaluar los conocimientos de una persona por un parcial, me parece algo de poco criterio.
    Para mí, si bien puede ser muy dificil, sería mejor evaluar a partir de trabajos prácticos (donde uno tenga más de un día para hacerlo), ver ahí como el alumno se desenvuelve y trata de resolver los problemas, y en caso de que se necesite pedir ayuda, no lo vería algo malo, sino que sería algo para tener en cuenta, ya que es importante saber a quien pedir ayuda.
    Pero bueno, esa es mi opinión.

    Nos vemos che.

    Maty


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: