Manifiesto por una Universidad libre de pseudociencias y oscurantismo

A través del blog “La ciencia y sus demonios”, les traigo este manifiesto redactado por ellos contra la enseñanza de las pseudociencias en las universidades públicas. Este manifiesto sale a la luz luego de la reciente creación de una cátedra sobre homeopatía en la universidad de Zaragoza (España), sin embargo, nos toca muy de cerca a los argentino ya que no hace mucho tiempo, se había abierto en la Universidad de Cordoba un posgrado sobre homeopatía que tras la gran polémica generada fue suspendido (PD: me dicen que luego de ser suspendida la volvieron a aprobar, tengo que corroborar la info. PD2: según la página de la universidad nacional de Cordoba, los cursos comenzaron en abril, como estaba estipulado, por lo que el manifiesto toma mucha más fuerza para los Argentinos).

Desde Seamos Grandes apoyo el manifiesto y le doy lugar para su difusión, en caso de estar de acuerdo con el pedido, entrar al link al final del texto para firmar el petitorio que podrá ser presentado ante los estamentos correspondientes. Si tenés tu blog, publicalo, o si no, difundilo por mail.

MANIFIESTO POR UNA UNIVERSIDAD LIBRE DE PSEUDOCIENCIA Y OSCURANTISMO

Ante la cada vez más abundante proliferación de conferencias, cursos, seminarios y todo tipo de actividades que diferentes corrientes pseudocientíficas están desarrollando dentro del marco de las universidades españolas y latinoamericanas, tendencia que cristaliza en la reciente creación de una Cátedra de Investigación sobre Homeopatía en la Universidad de Zaragoza, los abajo firmantes (científicos, profesores, alumnos y ciudadanos en general) nos vemos en la necesidad de manifestar lo siguiente:

La colaboración entre la Universidad y la Empresa, así como con otros organismos y agentes sociales es enriquecedora, productiva y debe ser considerada como una de las prioridades de la política universitaria. Los acuerdos y contratos para la transferencia de resultados de la investigación a la empresa privada pueden representar una importante fuente de financiación para las universidades públicas; los cuales, desarrollados convenientemente, permiten una mayor productividad científica y la optimización de las aplicaciones de tal actividad. Sin embargo, creemos que no es justificable que la Universidad busque vías de financiación a cualquier precio, y aún menos si con ello pervierte su filosofía y fines fundamentales.

La Universidad Pública, como cualquier otro organismo de la administración, debe estar al servicio del ciudadano, manteniendo un contacto permanente con la sociedad de la que forma parte, mediante una comunicación constante que permita la sintonía entre el mundo universitario y las necesidades sociales. Para cumplir estos objetivos, la Universidad debe ser un adalid en lo referente a innovación y a exploración de nuevos caminos para el conocimiento. La Universidad nunca debe ser una estatua, sino una animación en constante movimiento.

No es posible entender la función investigadora y el compromiso social de la Universidad sin la imbricación con su papel fundamental en la formación de ciudadanos libres, capaces de enfrentarse al mundo mediante una mentalidad crítica que les permita escapar de las cadenas de la irracionalidad, la superstición y la ignorancia. Esta función docente, completamente consustancial a la institución universitaria, va más allá de las aulas, al representar la Universidad un referente en cuanto a conocimiento y racionalidad para toda la sociedad.

En este sentido, la Universidad juega un papel muy importante ante el avance que en la sociedad contemporánea están teniendo determinadas corrientes anticientíficas y antirracionales, que pueden suponer un significativo retroceso hacia el oscurantismo y la superstición, algo que se encuentra en el polo opuesto de los objetivos universitarios. Nos preocupa, como universitarios y como ciudadanos, que bien entrado el siglo XXI cada vez prolifere un mayor número de terapias más próximas a la magia que a la medicina, en muchas ocasiones amparadas por instituciones y empresas médicas profesionales; nos preocupa que presidentes de gobierno consulten astrólogos; que pulseras mágicas declaradas oficialmente fraudulentas sean portadas por ministros de sanidad y constituyan el regalo más vendido de las últimas navidades; que cada vez haya más ciudadanos que crean firmemente que las vacunas son tóxicas y nefastas para la salud; que aumente el número de enfermos que abandonan el tratamiento médico para abrazar alternativas esotéricas; nos preocupa muy seriamente que gran parte de la población vuelva a confiar más en los curanderos que en la medicina científica.

Nos preocupa que la Universidad pueda convertirse en un mercadillo que de cabida a cualquier alternativa irracional al conocimiento científico. Sólo una mal entendida apertura de mentalidad puede justificar que se enseñe alquimia en las Facultades de Química, ufología en las de Física o el diluvio universal en las de Historia. Ofrecer el foro universitario a las pseudociencias, en igualdad de condiciones con el conocimiento racional, no se traduce en ningún enriquecimiento cultural, sino en una validación universitaria de la superstición y la charlatanería. Difícilmente podremos educar a nuestros hijos sobre la inexistencia de bases empíricas en la predicción astrológica si van a encontrar en el campus universitario cursos de postgrado en astrología.

Reza una de las máximas en ciencia que la razón no debe aceptar algo como cierto sólo porque lo afirme mucha gente o porque lo suscriban personajes importantes, y que siempre es necesario detenerse ante cualquier afirmación y dudar sobre si es o no cierta. Esto obliga a actuar mucho más despacio, a sopesar cuidadosamente las opciones, a avanzar con cautela ante cualquier tipo de propuesta. Y esta es una de las cosas que creemos firmemente que debe enseñarse en las universidades.

Por todo ello, nos preocupa que la Universidad de cabida a cursos sobre acupuntura, a conferencias sobre creacionismo, a seminarios sobre astrología y a cátedras sobre homeopatía. Nos preocupa especialmente si no se enfocan como un debate crítico y un análisis racional, sino con un presupuesto de funcionalidad y validación científica de los que no sólo carecen, sino que están en frontal oposición al espíritu crítico universitario.

En el caso concreto de la homeopatía, aunque de igual aplicación para el resto de pseudociencias, no se ha demostrado científicamente ni su fundamento teórico (que contradice nuestros conocimientos sobre química y medicina más elementales), ni su efectividad más allá de un placebo. Décadas atrás, se destinaron importantes estudios a buscar una posible base en los postulados homeopáticos, los cuales no han variado significativamente en doscientos años, base que jamás se encontró.

Nos resulta extremadamente paradójico que mientras gobiernos europeos retiran fondos y apoyos estatales a la práctica homeopática, en España se instauren cátedras dentro de las universidades públicas. El aval que esto supone, sitúa a la homeopatía, a la astrología o al espiritismo dentro de la categoría de disciplinas universitarias; máxime cuando no nos encontramos exclusivamente ante una actividad de investigación sobre un fenómeno dudoso, sino ante una institucionalización dirigida a la formación y divulgación de estos postulados.

Consideramos por último, que si bien está justificado profundizar y destinar fondos a cualquier aspecto que pueda ser investigado, la especial situación económica actual convierte la inversión de esfuerzo y medios en este tipo de disciplinas totalmente desacreditadas en un acto de puro despilfarro de recursos, que podrían emplearse en líneas de investigación y docencia muchísimo más prioritarias.

Las personas que desde distintos estamentos y colectivos de la sociedad suscribimos este manifiesto, deseamos llamar la atención sobre este importante aspecto al conjunto de la población y, especialmente, a las autoridades académicas y gubernativas, confiando en que la razón acabe imponiéndose sobre la superstición y el oscurantismo.

FIRMAR EL MANIFIESTO

Anuncios
Published in: on 29 octubre, 2010 at 10:24  Comments (10)  

The URI to TrackBack this entry is: https://seamosgrandes.wordpress.com/2010/10/29/manifiesto-por-una-universidad-libre-de-pseudociencias-y-oscurantismo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

10 comentariosDeja un comentario

  1. Bruno, coincido enteramente. Pero atención, lamentablemente tengo entendido que el curso de homeopatía al que te referías al principio (de la Universidad de Córdoba) finalmente sí se está dictando. Como decís, efectivamente se había suspendido al principio por el gran revuelo que se armó, pero cuando las aguas se calmaron, lo habilitaron. Mi fuente es esta entrada de pseudociencias.com (que es el mismo blog que linkeaste al comienzo de este artículo), y la fecha del post que enlazo es 11 de Septiembre. Ignoro si hay novedades desde entonces.
    Muchos saludos!

    • Lo voy a averiguar… gracias por la data

      • Ahí actualicé la entrada, es verdad que se están dictando los posgrados en medicinas alternativas… Algo vamos a tener que hacer desde Argentina para ser escuchados.

  2. ¡Qué bajón! Acabo de mirar la página que linkeaste de la U. de Córdoba. Ahí me acabo de enterar que, además de Homeopatía, hay cursos de Acupuntura y varias pseudociencias más. No lo sabía. Una verguenza total.
    Lamentablemente, en este momento no tengo un blog activo sobre estos temas (antes tenia este), pero en algún momento crearé uno nuevo, desde donde apoyar estas causas como vos.

    • serás linkeado desde este blog… sumemosnos a la causa contra el avance de las pseudociencias… unidos somos más

  3. Yo también firmé el manifiesto y lo colgué en mi blog. Si bien se trata de una reacción a un caso particular lo cierto es que es algo que pasa en todos lados, con ver lo de los posgrados de homeopatía en Córdoba sobra. Cuantos más seamos molestando con esto más, mejor.

    Saludos.

    • se me escapó el último “más”.

  4. Personalmente, no dejo de interesarme por la evolución del pensamiento, científico o no. Entre las cosas que llegan a interesarme se encuentran las bases que justifican las ciencias ocultas y esotéricas. He conocido, luego de un largo escepticismo (justificado, sí), la base filosófica, el motivo, de estas ciencias. Me avergüenza el canal infinito, me avergüenza que se traten con tal liviandad las prácticas esotericas tanto como me avergüenza clases de acupuntura se lleguen a dictar en una universidad. Pero, el ocultismo no deja de ser una filosofía muy rica y mas que interesante BIEN ESTUDIADA y EN SU ASPECTO TEÓRICO. Muchas cosas se entienden de la humanidad a partir de ella. Pero la ignorancia y superficialidad hicieron que devinieran en lo que hoy se tiene por lo que son, que es lo que NO son. Pocos libros mas interesantes en pensamiento he leído que el Tratado que Pappus escribió al respecto, cuánta audacia se hallara en los libros de Eliphas Levi y cuanta ingenuidad hereda la ciencia de la suposición de que no hubo ciencia antes de la ciencia. Las pseudociencia, son no otra cosa que la alegoría mal entendida, y tan mal creo que interpreta esto la ciencia como lo interpretan aquellos vendedores de milagros contra los que se alzan: Paracelso, gran médico, Leibniz, filósofo y matemático algo marginado, Newton mismo, estuvieron al tanto de esto, y tuvieron oído para ello. Y para bien o para mal, son estas páginas escritas en la historia del pensamiento, y por tanto, del hombre, y por lo mismo, dignas de ser enseñadas y aprendidas. El mamarracho pseudocientífico que hoy conocemos son justamente el fruto de las malas lecturas, o marginales lecturas, que se hicieron de grandes pensadores: Hermes Trimegisto, Heráclito, Lao Tse, Pitágoras, Saint Germaine, entre tantos otros, y que tan rico fruto habrían legado si el hombre pensante hubiera tenido pensamiento para ellos. Siempre son estas lecturas que deben hacerse entre lineas, altamente alegóricas y difícilmente aplicables (como la cábala misma: a la cábala le debemos Borges, le debemos Dante, le debemos incluso, parte de nuestros conocimientos matemáticos). Es por esto que hoy, cuando busco uno de estos libros para leerlo con la seriedad, profundidad y falta de estupidez que merecen, tanto me cuesta encontrarlos y tanto me avergüenzo y tanto me duele (me duele por el género humano) y tanto me apena la sección de esoterismo de la grandes librerias, que no solo la arruinan por su contenido o por su estética, sino por sus lectores: el esoterismo no debió haber sido nunca del pueblo, y es por eso que no es esoterismo lo que ellos tienen, sino oscurantismo, y en nada les mueve los sesos, porque sesos no tienen esos lectores que tanto aborrezco. Tantas víctimas nos ahorraríamos con las buenas lecturas de autores como Pappus o la misma Biblia (por mas que me pese su mención).

    Su escepticísimo creyente, Julián.

  5. Y por favor, siéntanse libres de cualquier objeción. Estoy dispuesto a poner a prueba mi argumento.

  6. Ante la cada vez más abundante proliferación de conferencias, cursos, seminarios y todo tipo de actividades que diferentes corrientes pseudocientíficas están desarrollando dentro del marco de las universidades españolas y latinoamericanas, tendencia que cristaliza en la reciente creación de una Cátedra de Investigación sobre Homeopatía en la Universidad de Zaragoza, los abajo firmantes (científicos, profesores, alumnos y ciudadanos en general) nos vemos en la necesidad de manifestar lo siguiente: La colaboración entre la Universidad y la Empresa, así como con otros organismos y agentes sociales es enriquecedora, productiva y debe ser considerada como una de las prioridades de la política universitaria. Los acuerdos y contratos para la transferencia de resultados de la investigación a la empresa privada pueden representar una importante fuente de financiación para las universidades públicas; los cuales, desarrollados convenientemente, permiten una mayor productividad científica y la optimización de las aplicaciones de tal actividad. Sin embargo, creemos que no es justificable que la Universidad busque vías de financiación a cualquier precio, y aún menos si con ello pervierte su filosofía y fines fundamentales.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: