Casamiento homosexual y adopción

Hoy en la facultad tuvimos un debate muy interesante sobre estos temas con unos amigos (como verán me encanta debatir con todo el mundo sobre todo). Estuvo muy interesante y me gustó ver argumentos no religiosos sobre estar en contra de la adopción.

La cosa empezó cuando nos pusimos a hablar del proyecto que se trató en diputados la semana pasada,  todos estábamos  de acuerdo con que los parejas homosexuales deberían poder casarse ya que ésto les permite tener muchos mas beneficios como pareja que la unión civil. Pero no todos estuvimos de acuerdo en la parte de la adopción. Y acá es donde se ponen buenos los debates, si todos estamos del mismo lado no podemos discutir nada, mientras que los que defendíamos el 100% de igualdad de derechos entre parejas homosexuales y heterosexuales por diversos motivos, el principal motivo de los argumentos en contra, era que en éste derecho se ve implicado un tercero (el menor a adoptar).

Justo cuando terminó la discusión (porque teníamos que entrar a la cursada) me acordé de un post en Proyecto Sandía que hablaba de éste tema (Link), pero al releerlo me dí cuenta que uno de los contra argumentos para la adopción no estaban discutidos, así que decidí expresar mi opinión personal.

El argumento era que cuando el chico adoptado creciera y fuese al jardín/escuela y los compañeros se enteraran que tenía dos papás o dos mamás iba a ser objeto de burlas e iba a sufrir mucho, lo que lo iba a perjudicar mucho en su vida cotidiana.

Después me puse a pensar un poco en cómo contra argumentar este contra argumento (?) y se me ocurrió proponer posibles situaciones, algo que aprendí de leer los libros de Paenza, Matemática ¿estás ahí? los cuales recomiendo.

La situación ya está planteada; un chico adoptado por una pareja homosexual va a la escuela y los compañeros ven que  tiene dos padres del mismo sexo. Se me ocurre comparar ésto con casos bastante comunes de nenes que vuelven de la escuela a contarle a sus padres que los papás de su amiguito están separados. Los comparo porque supongo que un chico de 5, 6 años que no conoce la existencia de parejas homosexuales haría lo mismo, le contaría a sus padres. Entonces acá es donde empiezan los casos posibles:

Situación 1: Los padres del amiguito son de mente abierta y aceptan las parejas homosexuales

Situación 2: Los padres del amiguito no aceptan las parejas homosexuales

Analicemos qué pasaría en cada situación.

Situación 1:

El amiguito va a volver a la escuela y va a seguir tratando al chico adptado como si fuera uno más, que es precisamente lo que es.

Situación 2:

El amiguito va a volver a la escuela y va a tratar al chico adoptado como un bicho raro, probablemente (que es lo peor que puede pasar) algún día use en una pelea el hecho de que los padres son homosexuales (le dirá “y tus viejos son putos” o parecido).

Entonces el peor caso que podemos tener es que el chico termine siendo un chivo expiatorio, algo que ocurre con normalidad en todas las escuelas con diferentes cosas (lo que no está bien, y lo dice alguien que ha sido chivo expiatorio). De todos modos, el chico va a estar en un ambiente en el que cuando vuelva a su casa y cuente lo que le dijo su “amiguito”, los padres (o madres) le van a decir “no le des bola, si no nos molesta a nosotros, por que te va a molestar a vos”.

Personalmente sufrí varios casos de discriminación durante la primaria y la secundaria (como les decía más arriba) y no creo que eso me haya dejado muchos problemas (al fin y al cabo, el que esté 100% sano de mente que tire la primera piedra (?) ). Yo creo que todo problema que puedan a llegar a tener los chicos adoptados por parejas homosexuales tiene que ver con la cultura en la que vivimos y la forma en la que nos lavan el cerebro desde que nacemos (lavan el cerebro en todas las formas, la cuturización conlleva un lavado de cerebro, una inserción de costumbres sin opción de decir que no).

A partir de ésto último surgió un segundo debate, ¿es necesario hacer la ley para que con ésto se cambie la cultura, o hay que esperar a la cultura para luego cambiar la ley?

Exponiendo nuevamente mi opinión, creo que hay dos tipos de posturas en contra; los que tienen argumentos refutables y que admiten que en algún momento pueden cambiar las cosas y los que tienen argumentos no refutables, como los que se basan en lo que dicta Dios o la biología (como si en las demás especies no hubiese actos homosexuales).  Supongamos que actualmente hay un número N de personas con argumentos refutables y que cada 5 años, ese N baja un tercio. Entonces podríamos esperar 5 años para que los que están en contra disminuyan un poco y la discriminación que van a sufrir los chicos adoptados va a bajar. Pero todavía quedan 2/3 de N que están en contra (más los que tienen argumentos no refutables), por lo que nos van a pedir esperar 5 años más, luego de los cuales vamos a tener 4/9 N (casi la mitad de los originales), más los que tienen argumentos no refutables. Para ésto ya vamos 10 años sin cambiar la ley y donde la solo menos de la mitad de los que estaban en contra, ahora están a favor.

En el caso de aplicar primero la ley y esperar que así se cambie la cultura, estaríamos casi obligado a la gente a cambiar, lo que no está muy bien, pero creo que actualmente, ante un caso así, es lo mejor que tenemos, si a alguien se le ocurre algo, es libre de hacerlo.

¿Y ustedes que opinan?

Anuncios